Confesiones con Ambrosio

Yo soy el chófer de las chicas, y su ángel de la guarda,  no importa cual es mi nombre, pero podéis llamarme Ambrosio.